Agroecología local contra emergencias globales

Hay una vía local para enfrentarse a las emergencias globales que están modificando el panorama agroalimentario mundial. La Red de Agroecología y Ecodesarrollo de la Región de Murcia (Raerm) ha elaborado con esta idea sus ‘Tácticas Alimentarias Municipales en tiempos de emergencia climática y sanitaria’. La iniciativa busca garantizar la buena alimentación futura del mundo por medio de una ruta más sostenible. Esta asociación no lucrativo, creada en 2005 como foro de discusión de discusión entre los agentes sociales (universidades, centros de investigación, organizaciones y cooperativas agrarias, labradores particulares y usuarios), persigue un «enfoque agroecológico» de la cuestión. Así lo explica su presidente y promotor, el catedrático de Botánica de la Universidad de Murcia (UMU) José María Egea Fernández.

La visión agroecológica, añade Egea, «ocupa una situación poco a poco más señalada en los debates para el logro de la seguridad alimentaria y la nutrición en todo el mundo, según con el informe del grupo de alto nivel de especialistas en seguridad alimenticia y nutrición», colectivo dependiente de la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO). El experto específica que entre los desafíos más urgentes a los que se enfrenta el sistema agroalimentario, «desde el ámbito global al local», asegura, «es asegurar el abastecimiento de alimentos, sanos y saludables, a una población en constante desarrollo y concentrada en las ciudades».

La previsión recoge que en la próxima década la población mundial será prácticamente un tercio superior a la actual, hasta superar los 9.700 miles de individuos. Este vertiginoso incremento se está produciendo, además, «en un ámbito de cambio climático, urgencia sanitaria, inseguridad y pobreza alimentaria, disminución de la tierra arable, degradación ambiental, incertidumbre económica y crisis social». El cóctel no parece de manera fácil asimilable si no se toman medidas, y la agroecología es la contestación de esta idea.

Ya se trabaja con el Municipio de Murcia para facilitar la venta de artículos locales en los mercados de abastos

Hablamos de una visión que asimismo subyace en el denominado Pacto de Milán sobre Políticas Alimenticias Urbanas, promovido por la FAO en 2015, y en la estrategia alimentaria «De la granja a la mesa», que la Comisión Europea presentó el pasado mes de mayo. En esta última se contempla que el 40% de los fondos que la Unión Europea dedica a la política agraria entre 2021 y 2027 contribuya a la denominada Acción por el Tiempo, que es la meta número 13 de los 17 que conforman los Objetivos de Avance Sostenible marcados por ONU para el periodo 2015-2030 y aprobados por 193 países.

Tanto en el caso del enfoque de la organización de las Naciones Unidas como en la de la Unión Europea, añade el catedrático, «se reconoce la necesidad de fomentar sistemas alimenticios sostenibles, resilientes, inclusivos y diversificados, alcanzables a todos y cada uno de los habitantes» y, al mismo tiempo, se influye en «la necesidad de reducir el desperdicio de alimentos, proteger la biodiversidad y atenuar y adaptarse al cambio climático».

La Comisión Europea pretende dedicar el 40% de los fondos de la política agraria a la denominada Acción por el Clima

En este marco, el proyecto ‘Tácticas Alimentarias Municipales en tiempos de urgencia climática y sanitaria’, que está promoviendo la Red de Agroecología y Ecodesarrollo de la Región de Murcia, persigue «conectar el sector agroecológico, con científicos, técnicos y distintos municipio de la Zona», según sus artífices. La meta general es estructurar y hacer mas fuerte una cadena agroalimentaria, de ámbito municipal y regional, «que esté dotada de un alto nivel de autonomía y autosuficiencia, y con aptitud de asegurar la soberanía y la seguridad alimenticia a la población», precisa Egea Fernández.

Por ahora ya se han iniciado contactos con el ámbito productivo para coordinar la generación y la distribución de alimentos locales, tanto para el consumo individual y familiar, para el consumo colectivo. Al tiempo se trabaja con científicos y técnicos para adaptar nuevos cultivos a estreses hídricos y salinos, y también se analiza su calidad nutricional.

El promotor del emprendimiento explica que ya están manteniendo reuniones con la Concejalía de Desarrollo Sostenible y Huerta del Municipio de Murcia, para facilitar la venta de alimentos de producción local en mercados y plazas de abastos y también introducirlos igualmente en los comedores sociales de gestión municipal. «Estas actuaciones también queremos llevarlas a otros ayuntamientos apasionados en este emprendimiento», explica Egea.

Espacios abandonados

La iniciativa incluye además la recuperación y restauración agroecológica de espacios agrarios abandonados, la transformación de los excedentes alimenticios para proporcionarles nuevos usos, la reducción de la pobreza alimentaria, el compostaje de restos orgánicos, y «la dinamización de un vivero de iniciativas agroecológicas, centrado en el colectivo de mujeres y jóvenes», y, por norma general, «en los colectivos más atacables de la población», detalla el catedrático de Botánica.

José María Egea, que además es promotor del Observatorio de Innovación Agroecológica frente al Cambio Climático, cofinanciado por Europa y la Comunidad Autónoma, confía en que estas actuaciones que se han planteado logren «ser útil de base para llevar a cabo frente a los primordiales retos alimenticios relacionados con el medioambiente, la economía y la sociedad». Y, de paso, «para establecer las primordiales directrices para el diseño de estrategias agroalimentarias agroecológicas de campo municipal y regional». Se trata, resumiendo, de prosperar el planeta actuando en el ambiente más próximo.

Fuente La Verdad de Murcia

PRODUCTOS AGRÍCOLAS DE NUESTRA TIENDA

error: ¡¡El contenido está protegido!!
Send this to a friend