Cebas y California unen fuerzas contra el mal del cambio climático

El mal nunca llega solo, ni el del cambio climático, y esto se hará sentir en las secuelas que provocan. La sospecha la han levantado las científicas del Centro Seguro de Ciencia del Suelo y Biología Aplicada (Cebas-CSIC) María López de la Calle y Rosa M. Rivero, que terminan de demostrarlo en un trabajo de investigación hecho en colaboración con la Universidad de California. Davis (UC Davis) sobre el encontronazo de las propiedades del ambiente perjudiciales (temperatura demasiado alta, escasez de agua y baja calidad de este bloque de construcción) al ayudar. El trabajo se enfoca en el tomate, “pues es una especie agrícola de gran importancia económica”, enseña Rosa M. Rivero, “y por el hecho de que se considera una planta modelo”. Esto significa que los resultados que se consiguieron tienen la posibilidad de extrapolarse de manera fácil “y que su encontronazo ha de ser comparable al de otros cultivos agronómicos de todo el mundo”.

En definitiva, con la aplicación de los descubrimientos de este estudio, se podrían utilizar técnicas de mejoramiento genético a fin de que las condiciones climáticas desfavorables previstas no reduzcan la producción y calidad de las plantaciones. Comprender cómo marchan mejor estos cultivos “nos ofrece el beneficio de poder manipularlos con las novedosas tecnologías libres para seguir produciendo al mismo nivel aun en el momento en que las condiciones meteorológicas se estropean”, explica el médico. Para su aspirante a doctorado, María López de la Calle, “lo más esencial en nuestros estudios es que probamos que los mecanismos de contestación de las plantas al estrés mezclado son únicos y muy concretos, y no se pueden deducir de estudios realizados en el laboratorio con el restricciones de la aplicación separadamente.

“Observamos que los periodos de elevadas temperaturas siempre están asociados con períodos de escasez de agua, y asimismo el agua [en esos momentos] libre para la agricultura es de baja calidad o rica en sales ”, sigue De la Calle:“ Y estas condiciones generalmente no parecen aisladas en nuestros campos, sino que suelen manifestarse juntas ”.

El tomate se considera una especie modelo; los resultados que se consiguieron se tienen la posibilidad de extrapolar fácilmente a otros

Actualmente Rivero es rico en “hay numerosos estudios que prueban que las plantas desarrollan ciertos mecanismos de defensa concretos para cada condición de agobio abiótico (por poner un ejemplo, sequía)”. Es un “conocimiento primordial para desarrollar plantas en estas condiciones con mejores tasas de producción y mejor calidad de fruto [determinada] El inconveniente es que estos estudios en general no estiman de qué manera afectan las diferentes condiciones cuando no trabajan de forma apartada. diferentes tensiones, pues en este contexto el especialista enfatiza: “Nuestro conjunto, en colaboración con otros grupos de investigación en los Estados Unidos (Facultad de California y Facultad de Missouri), demostró en los últimos años que cuando 2 o mucho más condiciones desfavorables ocurren simultáneamente, esta reacción es diferente y no se puede deducir del estudio de estas condiciones aplicadas por separado, lo que hace imprescindible el estudio de tensiones combinadas ”.

Tipos comerciales

Rosa M. Rivero efectuó una estancia investigadora en USA en 2018, merced al programa Salvador de Madariaga para docentes y también estudiosos, y María López de la Calle otra en 2019, como FPU bajo contrato (formación docente en la ‘facultad) . Por ejemplo, pudieron colaborar con el laboratorio de la maestra Bárbara Blanco Ullate del Departamento de Ciencias Vegetales de UC Davis y han recibido capacitación “en técnicas ómicas y análisis bioinformático, lo que nos dejó efectuar los estudios completados en Cebas. Completar y demostrar la sincronización de tres enormes vías metabólicas en las plantas que unicamente se producía en el momento en que el aumento de temperatura iba acompañado del riego con agua salobre de las plantas de tomate, condiciones muy extendidas en la agricultura mediterránea y que se verán potenciadas por el cambio climático ”, explica la estudiosa.

El propósito es seguir generando al mismo nivel, incluso si las condiciones climáticas se deterioran.

Estos resultados, concluye, “serán de gran utilidad para la caracterización de plantas tolerantes y el desarrollo de cultivos que no afecten su producción y calidad de frutos en estas condiciones climáticas”. También son el tema de un artículo publicado recientemente por la gaceta botánica “Botânica Ambiental e Experimental” y forman parte de la tesis que está preparando De la Calle.

Dr. Rivero apunta que nuestro nivel de investigación es “comparable” al de las universidades estadounidenses ”

Estos estudios están dirigidos a especies comerciales, afirma Rivero, “ pero con miras a su aplicación en estudios de mejoramiento genético y de interés para empresas dedicadas a desarrollar novedosas variedades que incorporen estos mecanismos de tolerancia y mantengan buenos índices de producción. y producción.

Mucho talento y poco dinero para dar el salto internacional

“Contamos varios talentos científicos para dar enormes pasos en la ciencia y nuestra colaboración con otros conjuntos internacionales es poco a poco más necesaria, apreciada y apreciada”, dijo Rosa M. Rivero, quien se preguntó sobre el nivel de la investigación agrícola en la Zona de Murcia. zona tras su experiencia en California. “Cebas-CSIC realiza una investigación de alta definición, absolutamente comparable a la de las universidades americanas”.

Esta institución, dice, ya es “un líder en el campo de las ciencias agrícolas y alimenticias” a nivel internacional. “La calidad de los artículos científicos publicados por los distintos grupos de investigación del Cebas-CSIC es muy visible. “Otra cosa es la financiación”, se protesta: “En ese sentido, Estados Unidos nos supera, capitalizando interminablemente más en ciencia. Todavía debemos ofrecer este enorme salto en la ciencia, invertir mucho más para posicionarnos aún mejor a nivel internacional.

Fuente La Verdad de Murcia

Send this to a friend