Misterios del gran suelo

Como fundador de Gardener’s Supply, usé varios sombreros diferentes a lo largo de los años. En la actualidad tengo mi empresa llamada Johnnie Brook Creative. Los jardines cerca de mi casa en Richmond, VT, tienen dentro un gran huerto, un invernadero de temporada, un jardín cortado, jardines perennes, un jardín de rocas, un jardín sombreado, plantaciones de frutas silvestres, muchas plantas en macetas y un jardín de pasto. No hay rincón donde prefiera estar que en el jardín.

Buena tierra

Un lecho elevado que se reemplaza por compost en la primavera. La planta herbácea es una cubierta de suelo de centeno de invierno plantada en el otoño que cambia con el abono.

En el momento en que pienso en ser jardinero, en general pienso en las plantas que cultivo: las flores, frutas y hojas que encantan mis ojos y papilas gustativas. Pero las plantas son solo la mitad de la historia. Como jardinero orgánico, también me ocupo de un planeta de bacterias, hongos, protozoos, vermes, escarabajos y ciempiés.

Una vez leí que un pedazo de tierra del tamaño de un guisante puede contener mil millones de bacterias. ¡Una pala llena de buena tierra de jardín puede contener mucho más organismos microscópicos que los humanos en la Tierra! Como jardinero, quiero realizar todo lo que resulta posible para sostener feliz a este mundo invisible de organismos. En el momento en que hay mucho y hacen su trabajo en el suelo, mantienen mi jardín libre de plagas y patologías y le dan a mis plantas exactamente lo que precisan para ser exuberantes, preciosas y rebosantes.

¿Son buenos todos los gérmenes? No. Hay bacterias y hongos “malos” que ocasionan pudrición de raíces, humectación, marchitez y quemaduras por fuego. Pero descubrí que si haces todo lo que es posible para animar a los buenos, ellos ganarán.

Por qué los hongos y las bacterias son tan esenciales

Los hongos asisten a descomponer la materia orgánica y se alimentan de insectos y otros organismos del suelo. Asimismo mejoran la estructura del suelo, uniendo las partículas del suelo con “redes” multicelulares llamadas micelio. Algunos hongos forman una relación simbiótica con las raíces de las plantas llamadas micorrizas. Muchos tipos de plantas requieren micorrizas para absorber los nutrientes que precisan para un crecimiento saludable. Estas relaciones entre los hongos y las raíces de las plantas se han desarrollado a lo largo de millones de años. Hay cientos y cientos de tipos distintas de micorrizas, cada una especialmente amoldada a un tipo concreto de planta. Una rica diversidad de microbios afirma que los microbios adecuados van a estar allí para hacer el trabajo.

Las bacterias son organismos unicelulares. Ciertos juegan un papel esencial en la descomposición de la materia orgánica y otros producen antibióticos naturales que inhiben los organismos patógenos. Muchos tipos de bacterias beneficiosas del suelo tienen la posibilidad de absorber nitrógeno del aire y, en el momento en que mueren, hacen que el nitrógeno esté disponible para las plantas. Algunas bacterias “fijadoras de nitrógeno” forman una relación simbiótica con las plantas y viven en pequeños nódulos adheridos a las raíces. Los guisantes y los frijoles son 2 de los muchos tipos de plantas que necesitan bacterias fijadoras de nitrógeno para un desarrollo saludable.

4 formas de sostener contentos a los gérmenes

Entonces, ¿qué puedes realizar esta primavera para dar de comer a esta pasmante población de organismos beneficiosos en tu suelo?

  1. Alimentalos. La materia orgánica es lo que comen. Puede suministrarlo en forma de abono, estiércol podrido, coberturas de suelo, hojas trituradas o fertilizantes naturales, como harina de algodón, emulsión de pescado, algas marinas y harina de alfalfa. Es bien difícil añadir mucha materia orgánica. Solo asegúrese de añadir un sinnúmero de material abundante en carbono no degradado (hojas, paja podrida) y agregue un poco de nitrógeno agregada para darles a los microbios el comburente que necesitan para llevar a cabo su trabajo.
  2. Dales aire. La mayor parte de los organismos del suelo precisan oxígeno para sobrevivir. Un buen suelo biológicamente activo constará de precisamente un 25% de aire, que está en los espacios entre las partículas del suelo. Para mantener la tierra ligera y despacio, agregue materia orgánica y evite caminar sobre ella, singularmente en primavera, cuando todavía está muy húmeda. Puede introducir aire aflojando la tierra con un tenedor, pero evite arar.
  3. Mantenlos húmedos. Los gérmenes precisan humedad, pero mucha es mortal. Cuando aparece la posibilidad, el agua llena todos y cada uno de los espacios de aire en el suelo y ahoga los organismos del suelo. Las zanjas de drenaje o los lechos elevados son una aceptable solución si el suelo está empapado. El suelo seco asimismo es problemático. Los aderezos son una increíble manera de mantener incesante la humedad.
  4. Mantenlos calientes. Las criaturas del suelo son mucho más activas entre 70 y 80 grados F. Quite el mantillo de invierno a principios de la primavera para calentar el suelo y rememorar los gérmenes. Si está cultivando un huerto en un clima frío, el mantillo de plástico puede acelerar el desarrollo de calentamiento. Más tarde, cuando el clima se calienta, el mantillo ayudará a moderar la temperatura del suelo y evitará el sobrecalentamiento.

Al ingresar a su jardín esta primavera y plantar su pala en el suelo, piense en los cientos de millones de microorganismos que deben despertar debajo de usted. Tómate un minuto para hinchar la tierra, dales abono y fertilizante orgánico. ¡Trátalos bien y te van a hacer sentir como si tuvieras el pulgar más verde de la región!

Regístrese para enviar un correo

Aprovecha las mejores ofertas, nuevos productos y consejos de jardinería.

PRODUCTOS AGRÍCOLAS DE NUESTRA TIENDA

error: ¡¡El contenido está protegido!!
Send this to a friend