“Un país es rico pues inspecciona, no al revés”

El directivo del conjunto de investigación Microbiología-Micorrizas-Biotecnología de Plantas de la Capacitad de Biología de la UMU, Asunción Morte, lidera el emprendimiento que logró domesticar la trufa del desierto a lo largo de las últimas décadas. Esta especie, recolectada en la Región de Murcia desde hace mucho más de 500 años, ha disminuido en estado salvaje debido a la escasez de lluvias y al cambio de empleo del suelo.

– ¿Qué es lo que significa haber cultivado exitosamente un producto como este?

– Es un exitación poder cultivar entre los extraños tipos de hongos micorrízicos comestibles por vez primera. La mayoría de los hongos cultivados que se consumen son hongos saprofitos, de los cuales se han recogido más de 100 especies. Pese al gran valor gastronómico de las trufas, los hongos nizcalos y los hongos porcini (todos ellos forman una simbiosis micorrízica con las plantas), hasta ahora unicamente se han cultivado siete especies. La trufa del desierto o grupo ‘Terfezia claveryi’ pertence a las variedades que pudimos domesticar en Murcia. A su cultura la llamamos turmicultura.

La cultura turmi puede contribuir a prosperar la situación social y económica en las zonas semiáridas

-¿Cómo hicieron eso?

– Con estudios de fisiología vegetal y fúngica, que nos dejó entablar y caracterizar la especificidad de la simbiosis micorrízica y generar plantas micorrízicas de alta calidad. Posteriormente, el seguimiento de la fusión en campo y los estudios de tolerancia a la sequía nos permitieron cambiar los requerimientos hídricos necesarios para la fotosíntesis óptima de la planta y la capacitación de la trufa. Hoy en día, continuamos mejorando el cultivo utilizando bacterias socias y modelos de riego para normalizar la producción de forma anual. La financiación de proyectos de investigación por la parte de la Fundación Sêneca y el Ministerio de Economía ha contribuido a la adquisición de este conocimiento básico y aplicado.

– ¿Cuál es la importancia potencial de este producto para la agricultura regional?

–Es una cultura indígena con escaso requerimiento hídrico y adaptada a suelos pobres y con poca materia orgánica, logrando cultivarse en terrenos improductivos para otros cultivos agrícolas, o en secano, lo que además de esto previene la erosión de estos suelos. Además de esto, como no necesita fertilizantes ni pesticidas y actúa como almacén de CO2, es simple de integrar como cultivo ecológico. Teniendo en cuenta que en mercados sin campaña de marketing, los costes alcanzados por estas trufas oscilan entre los 20 y los 70 euros el kilo. No hay duda de que esta novedosa cultura puede ayudar a prosperar la situación socioeconómica en las regiones semiáridas.

– ¿Veremos cambiar la agricultura de nuestros campos en la zona ante el cambio climático?

– El cambio climático indudablemente trasladará los cultivos de una zona a otra. Nos nos encontramos moviendo hacia plantas tolerantes a la sequía que se tienen la posibilidad de cultivar económicamente y son amigables con el medio ambiente. Esto evitará el uso elevado de fertilizantes y pesticidas y se usarán más biofertilizantes y pesticidas biológicos.

– ¿Se realizaron suficientes indagaciones sobre este desafío?

-Sí, cada vez más. En España, el llamado “ cambio climático y la utilización de elementos y materias primas ” es incluso considerado uno de los desafíos de la sociedad en el Plan Estatal de Investigación e Innovación Científica y Técnica, en el que se examinan las ocupaciones básicas de Investigar. y aplicado en los próximos años. En la Región de Murcia particularmente, los estudiosos de la UMU han propuesto cultivos prometedores para esta región, adaptados a condiciones agroecológicas perjudiciales. Y en mi conjunto utilizamos hongos y bacterias para progresar los cultivos en términos de producción, tolerancia a la sequía y menor empleo de fertilizantes. Además, estudiosos del Cebas-CSIC y de la Facultad Politécnica de Cartagena están haciendo estudios sobre el déficit de riego de muchos cultivos, que proporcionan buenos rendimientos y dejan esenciales ahorros de agua.

–¿Cuál es la relación entre el campo de investigación en el que trabaja y el de la compañía que aplica y se beneficia de su avance?

–La relación es una relación de cooperación y búsqueda de comprensión mutuo. Las Áreas de trabajo de Transferencia de Investigación (OTRIs) y las diferentes plataformas tecnológicas que procuran promover los contactos entre compañías, centros de investigación y administradores de financiación juegan un papel fundamental en la búsqueda de soluciones a los retos del sector agrario. Actualmente estoy participando en un proyecto [dentro de la estrategia] ‘RIS3Mur’ con una empresa y otros centros públicos para aplicar nuestra experiencia en biofertilizantes para amoldar el cultivo ecológico de quinua en la región. También es atrayente la puesta en marcha de compañías spin-off que, como en la situacion de Thader Biotechnology SL con turmicultura, dejen la app práctica de la investigación en universidades y centros de investigación.

– ¿Cree que la dirección, las compañías y la sociedad por norma general reconocen la investigación en el sector agrario?

– Pienso que lo reconocen, pero les cuesta desarrollarse. No les llega o no saben cómo integrarlo. Me gusta rememorar que un país es rico por el hecho de que explora, no pues sea rico, y hasta el momento en que no estemos convencidos de esto, no avanzaremos en la mejora de nuestra agricultura.

-¿Que precisan?

– Pienso que es esencial financiar proyectos de desarrollo de investigación mediante la administración. De hecho, la creación de la Asociación De españa de Turmicultura en la Zona de Murcia como grupo operativo, con el acompañamiento del Programa de Desarrollo Rural de la Región de Murcia, ha jugado un papel esencial en la transferencia de esta cultura al campo agrario. Investigadores, agricultores y especialistas en gastronomía ayudan íntimamente con él. Todos aportan sus conocimientos para apreciar esta cultura.

Fuente La Verdad de Murcia

PRODUCTOS AGRÍCOLAS DE NUESTRA TIENDA

error: ¡¡El contenido está protegido!!
Send this to a friend